Print this page

ASKAP crea un nuevo atlas del universo

El interferómetro Australian Square Kilometre Array Pathfinder (ASKAP, un precursor del SKA), desarrollado y operado por la Agencia nacional de ciencia de Australia (CSIRO), ha llevado a cabo su primer barrido de todo el cielo austral con un detalle y a una velocidad sin precedentes, en tan solo 300 horas ha detectado aproximadamente tres millones de galaxias.

Este barrido del cielo, denominado RACS (de sus siglas en inglés para inspección rápida en el continuo con ASKAP) es como un “Google Maps” del universo. La mayoría de los millones de puntos que se ven en las imágenes, que parecen estrellas, son en realidad galaxias distantes de las cuales aproximadamente un millón no se habían visto antes. Los resultados iniciales están publicados en Publications of the Astronomical Society of Australia.

Según el Dr. Larry Marshall, director ejecutivo de CSIRO, “ASKAP está aplicando la ciencia y tecnología más reciente a las preguntas más antiguas sobre los misterios del universo, y está proporcionando a los astrónomos de todo el mundo nuevos datos para resolverlas.”

Muestra de algunos de los objetos observados en RACS y su localización en el cielo. Las imágenes finales con un total de 70.000 millones de píxeles fueron obtenidas a partir de los datos usando el supercomputador ”Galaxy” del Centro de Computación de Pawsey. Las imágenes y la información complementaria alcanzan los 26 terabytes de datos.

La característica clave de ASKAP es su gran campo de visión, generado por los receptores diseñados por CSIRO, que le permiten tomar imágenes panorámicas del cielo con un detalle impresionante. Con ellos el equipo encargado del barrido observó un 83% de todo el cielo. Se ha necesitado combinar 903 imágenes para formar este mapa del cielo, un número significativamente inferior al utilizado en proyectos anteriores realizados con otros grandes radiotelescopios, en los cuales se necesitaron decenas de miles de imágenes. Las imágenes y catálogos de este barrido del cielo serán albergados en el Centro de Computación de Pawsey y se harán públicos a través del Portal de Acceso de Datos del CSIRO.

Gracias a sus receptores ASKAP genera datos en bruto a una velocidad mayor que todo el tráfico de Internet de Australia. Para este barrido ASKAP generó 13.5 exabytes de datos. En la imagen receptor de una de las antenas de ASKAP. Créditos: WA Department of Commerce.

Este resultado prueba que puede hacerse un barrido de todo el cielo en semanas en vez de en años, abriendo así la puerta a nuevos descubrimientos. “Por primera vez ASKAP ha usado todo su potencial, construyendo un mapa del universo con un detalle y a una velocidad sin precedentes. Esperamos encontrar decenas de millones de nuevas galaxias en exploraciones futuras”, afirma el autor principal del trabajo y astrónomo del CSIRO David McConnell.

Los nuevos datos permitirán a los astrónomos llevar a cabo análisis estadísticos de grandes poblaciones de galaxias, al igual que los sociólogos usan la información del censo de población. Según el Dr. McConnell: “Este censo del universo será usado por astrónomos de todo el mundo para explorar lo desconocido y estudiar desde la formación estelar hasta como las galaxias y sus agujeros negros supermasivos evolucionan e interactúan”.

Además de RACS en ASKAP se llevan a cabo otros programas de observación como WALLABY y GASKAP en los cuales hay participación española. WALLABY es un barrido en la línea de emisión de 21 cm del hidrógeno neutro que cubrirá tres cuartas partes del cielo, estando el grupo AMIGA del IAA-CSIC involucrado en cuatro grupos de trabajo de ciencia y en dos grupos de trabajo técnico. Por otro lado, GASKAP, en cuyo comité gestor participa José Francisco
Gómez (IAA-CSIC), consiste en un barrido de nuestra galaxia y de las Nubes de Magallanes en líneas de emisión del hidrógeno neutro y de la molécula OH.

TOUR VIRTUAL POR EL MAPA