Print this page

Australia, el futuro hogar del telescopio de baja frecuencia de SKA, ha ratificado el acuerdo de creación del Observatorio SKA.

El gobernador general de Australia David Hurley, autorizando la ratificación por Australia del acuerdo del Observatorio.

Canberra, Australia, 29 de septiembre de 2020 – Australia es el cuarto país que completa el proceso nacional de ratificación, junto con Holanda, Italia y Sudáfrica, el país coanfitrión del telescopio SKA.

El acuerdo, firmado por siete paises en Roma el 12 de marzo de 2019 , crea el Observatorio SKA -la organización intergubernamental responsable de la construcción y las operaciones de los telescopios SKA. Entrará en vigor una vez que cinco países, incluidos los tres anfitriones Australia, Sudáfrica y Reino Unido, ratifiquen el texto. Con Reino Unido esperando completar su ratificación en las próximas semanas, se espera que el Observatorio SKA se convierta en una realidad antes de final de año.

“Estoy encantado de que Australia haya ratificado la Convención del Observatorio SKA,” dice el Profesor Philip Diamond, Director General del SKA. “El compromiso de Australia con el SKA ha sido firme desde los primeros días del Proyecto. Habiendo completado el proceso de ratificación los dos países anfitriones de nuestro telescopio estamos ahora en una posición muy fuerte para avanzar.”

El país alberga dos telescopios precursores del SKA ubicados en el Observatorio Radioastronómico de Murchison en Australia occidental: el Australian SKA Pathfinder (ASKAP), con 36 antenas pertenecientes a CSIRO (Commonwealth Scientific and Industrial Research Organisation), y el Murchison Widefield Array (MWA), una colaboración internacional en la que están involucradas 21 instituciones. Estas instalaciones están llevando a cabo una investigación de primer nivel y proporcionando conocimientos científicos y tecnológicos de gran valor para el desarrollo del SKA.

La honorable Karen Andrews, ministra australiana de industria, ciencia y tecnología, anunció la ratificación, diciendo que el proyecto SKA es un “gran ejemplo de como la ciencia y la tecnología pueden impulsar la industria, para hacer crecer nuestra economía y crear los empleos del futuro”.

Australia tiene una larga historia de liderazgo en radioastronomía. Además de  ASKAP y el MWA, alberga también el icónico telescopio Parkes, un SKA “pathfinder” (radio telescopio con tecnología y/o ciencia similar a la requerida por SKA) y el segundo telescopio orientable más grande del hemisferio sur. Hay científicos de instituciones australianas que trabajan activamente en los 14 Grupos Científos y “Focus” groups del SKA, y las instituciones australianas están profundamente involucradas en desarrollo tecnológico, en particular en instrumentación, procesado de datos y computación de alto rendimiento.

El profesor Diamond ha añadido que “El progreso continuado del proyecto SKA este año refleja el apoyo firme de los gobiernos a la investigación fundamental incluso ante a una pandemia. Este compromiso no solo ha dado frutos en la lucha contra COVID-19, sino que también será clave para apoyar la recuperación económica de nuestros estados miembros cuando salgan de esta crisis.”

 

Sobre el SKA

El proyecto Square Kilometre Array (SKA) es un esfuerzo internacional para construir el radiotelescopio más grande del mundo. El SKA no es un solo telescopio, sino una colección de telescopios (array en inglés), distribuidos en grandes distancias. Se construirá en Australia y Sudáfrica con una expansión posterior en ambos continentes y en otros países africanos.

El diseño ha sido liderado por la Organización del SKA con sede central cerca de Manchester, Reino Unido, y respaldado por más de 1,000 ingenieros y científicos en 20 países. La Organización SKA está en fase de transición al Observatorio SKA, una organización intergubernamental establecida por medio de un tratado, para emprender la construcción y operación del telescopio. Más información sobre la transición al Observatorio SKA en este enlace.

El SKA llevará a cabo ciencia que transformará y ayudará a abordar brechas fundamentales en nuestra comprensión del Universo, incluida la formación y evolución de las galaxias, la física fundamental en entornos extremos y los orígenes de la vida en el Universo.