Print this page

El telescopio CHIME, pathfinder de SKA, detecta una segunda repetición de una ráfaga rápida de onda de radio

British Columbia, Canadá, – Por primera vez, un grupo de científicos canadienses encontró en enero de 2019 la segunda repetición de una ráfaga rápida de onda de radio (FRB, del inglés “fast radio burst”), usando el telescopio canadiense CHIME, el cual ha sido recientemente designado como un pathfinder de SKA.

Los FRB son pequeñas ráfagas de ondas de radio que vienen de otras partes del Universo, mas allá de nuestra propia galaxia, la Vía Láctea. Los científicos creen que los FRB emanan de fenómenos astrofísicos muy potentes a billones de años luz de distancia, pero se desconoce su origen exacto.

CHIME es un telescopio inusual, sin elementos móviles y con un campo de visión tremendo, el cual casi se extiende desde el horizonte norte hasta el sur. (Crédito: CHIME)

La repetición FRB fue una de un total de 13 ráfagas detectadas en un periodo de tres semanas durante el verano del 2018, mientras CHIME estaba en su fase de pre-comisionado y funcionando a una fracción de su capacidad total. Desde la repetición FRB, otras ráfagas adicionales fueron detectadas en las semanas posteriores.

El hallazgo es uno de los primeros resultados esperados de este radiotelescopio revolucionario, ubicado en el Dominion Radio Astrophysical Observatory (DRAO) en la Columbia Británica. Los resultados han sido publicados en la revista Nature y también presentados en la Sociedad Astronómica de Seattle.

CHIME fue nombrado como pathfinder de SKA el año pasado, uniéndose al grupo de instalaciones en todo el mundo involucradas en estudios de ciencia y tecnología relacionados con las de SKA, por lo que proporcionan información vital para los equipos que trabajan en el diseño de SKA. Mientras que los telescopios precursores se ubican en el mismo lugar que las antenas de SKA, los pathfinders están repartidos por todo el mundo.

“Nuestro nuevo pathfinder tiene un desarrollo muy prometedor”- sabíamos que CHIME tenía un gran potencial en el campo de FRB y estos resultados tempranos demuestran su alta capacidad”, dice el Director General de la Organización SKA, Philip Diamond.

“El año pasado también ocurrieron descubrimientos emocionantes de FRB por parte del telescopio precursor de SKA ASKAP en Australia”, añade Philip Diamond. “Ahora también con el telescopio precursor MeerKAT en pleno funcionamiento en Sudáfrica, nunca ha sido tan fuerte nuestra capacidad para determinar dónde se encuentran estos FRB en el Universo.

“Toda esta ciencia apasionante de las instalaciones de precursores y pathfinders nos da una idea de lo que será posible con SKA en los próximos años, cuando seamos capaces de  localizar miles de FRBs y usarlos para profundizar  en nuestra comprensión de la cosmología”.

Lea el comunicado de prensa completo de CHIME (en ingles) aquí

Lee los artículos del equipo de CHIME en la revista Nature aquí (se requiere subscripción):

“Observations of fast radio bursts at frequencies down to 400 megahertz”

“The source of a second repeating fast radio burst”

Sobre SKA

El proyecto Square Kilometre Array (SKA) es un esfuerzo internacional para construir el radiotelescopio más grande del mundo, liderado por la Organización de SKA, situada en el Observatorio de Jodrell Bank, cerca de Manchester. El SKA llevará a cabo ciencia transformacional para mejorar nuestro entendimiento del Universo y las leyes fundamentales de la física, observando el cielo con un detalle sin precedente y trazando un mapa celeste cientos de veces más rápido que cualquier instalación actual.

El SKA no es un único telescopio, sino una colección de telescopios, llamados array (conjunto), distribuidos a lo largo de grandes distancias. El SKA se construirá en Australia y Sudáfrica, expandiéndose después por ambos países y por los continentes de África y Oceanía.

Con el apoyo de 12 países (Australia, Canadá China, España, Francia, India, Italia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Suecia, Países Bajos y Reino Unido), la Organización de SKA ha reunido en el diseño y desarrollo del telescopio a algunos de los mejores científicos, ingenieros y responsables políticos del mundo y a más de 100 empresas e instituciones de investigación.