Print this page

Celebrando el día Internacional de las mujeres y niñas en la Ciencia

11 de Febreo del 2019 –  Diseñar y construir el megaproyecto del Square Kilometre Array (SKA) no sería posible sin el talento de cientos de científicos de todo el mundo, que contribuyen con su experiencia, pasión y años de experiencia al proyecto.

Para conmemorar el Día Internacional de las Mujeres y las Niñas en la Ciencia, hemos hablado con mujeres astrónomas en la sede de SKA y en nuestras instituciones asociadas en todo el mundo, para escuchar lo que aman de la astronomía, quién las inspiró en el camino y qué consejos tienen que dar a las próximas generaciones de mujeres y niñas en la ciencia.

¡Sigue leyendo y haz clic en los videos (en inglés) de algunas de nuestras astrónomas españolas para obtener más información sobre sus historias!

De la izquierda a derecha y de arriba abajo , Lourdes Verdes-Montenegro, Isabel Márquez Pérez, Maria Rioja, Sonia Antón y Cristina García Miró

Para acceder a la noticia original, con representación de astrónomas de todo el mundo pincha aqui

Lourdes Verdes-Montenegro, Coordinadora de la participación española en SKA y científica, IAA-CSIC

Ver video

No creo que tenga un modelo a seguir, en el sentido de tener a una persona que sea una referencia para mí en astronomía.  Para inspirarme, miro a mi alrededor y trato de encontrar personas apasionadas por su trabajo. Este trabajo es muy desafiante: realmente tienes que intentar investigar cosas y comprenderlas, para que cualquiera que haga algo pueda mostrar este tipo de pasión. Lo que me hubiera gustado que me dijeran cuando era joven es que no puedo hacer absolutamente todo, y no pasa nada. Una de las cosas que me gusta de trabajar en un proyecto como el de SKA es que implica la necesidad de colaborar con muchas culturas diferentes. Hay ingenieros y científicos, personas que hacen política y que realizan actividades de divulgación muy creativas. Una cosa que nunca pensé es que podría influir en la forma en que hacemos ciencia, a través del SKA. Al ser la infraestructura más grande que se construye en la Tierra, realmente puede cambiar la forma en que hacemos las cosas, ¡y eso es genial!

Sonia Antón – Asistente de Investigación, Universidad de Averiro/EngageSKA

Ver video

Ser astrónoma no es solo la oportunidad de trabajar en ciencia, sino también el privilegio de conocer y trabajar con personas de todo el mundo. La oportunidad de participar en la fase previa a la construcción del telescopio SKA es muy emocionante porque en esta etapa se define el potencial del nuevo instrumento. Mi investigación se centra en las galaxias, en particular en aquellas que tienen agujeros negros supermasivos en su centro, y en términos científicos, el SKA tendrá un gran impacto en mi campo.

Cristina García Miró – Científica de VLBI, SKAO

Ver video

Mi experiencia consiste en utilizar radiotelescopios de todo el mundo de manera coordinada, para observar el cielo con todos juntos simultáneamente. El esfuerzo es como observar con un telescopio enorme del tamaño de la Tierra. Cuando era joven me inspiraron los astronautas de la NASA, siempre quise ser astronauta. Soy muy afortunada porque trabajé para la NASA durante más de 15 años, así que al final lo conseguí, ¡más o menos! Fue más tarde, cuando fui una profesional, cuando supe de Jocelyn Bell Burnell, por ejemplo, y se convirtió en mi modelo a seguir. Lo mejor de ser astrónoma es el descubrimiento: puedes explicar cosas que antes no podías entender. La investigación también es muy importante para la humanidad y la astronomía realmente te da un sentido de perspectiva. Estás descubriendo que el universo es enorme y magnífico y entonces ves que eres tan pequeño y que tal vez tus problemas no sean tan importantes. Mi consejo para la próxima generación de mujeres astrónomas es que no os dejéis desanimar por otros; siempre sigue adelante hasta conseguir tu objetivo, porque lo lograrás.

Maria Rioja – Investigadora Senior, CSIRO-ICRAR y OAN, España

Ver video

Mi interés principal es la investigación empírica utilizando observaciones con múltiples telescopios que trabajan simultáneamente. Puede ser aplicada a una amplia variedad de estudios en el dominio galáctico y extra-galáctico. No tenía un modelo a seguir en la ciencia: crecí en una pequeña aldea rural y no tenía ejemplos de una vida académica. No tenía idea de que pudieras tener una carrera como esta. Mi descubrimiento de la ciencia fue a través de las asignaturas del Instituto y recuerdo que algunos de los maestros fueron muy inspiradores. Luego, cuando estudié un doctorado, hubo colegas, científicos a los que admiré y se convirtieron en modelos para mí. Trabajar en el SKA es muy emocionante. Existe la oportunidad de influir en el diseño de la próxima generación de instrumentos que harán posible lo que ahora es imposible.

Isabel Márquez Pérez, Vicedirectora de Ciencia, IAA-CSIC

Ver video

Lo que me hizo elegir una carrera en astronomía está muy relacionado con mi infancia. Recuerdo que mi madre me explicó cómo funcionaban las estaciones, el día y la noche, y cómo funcionaban los eclipses usando un globo terráqueo, una pelota de tenis y una linterna. Eso hizo preguntarme sobre nuestro lugar en el Universo. Lo mejor para mí de estar involucrada en este gran proyecto de SKA es que se convertirá en parte de la historia de la astronomía, una piedra angular de nuestra historia. Es un gran paso adelante para la astronomía y estoy absolutamente contenta de ser parte de ella.

Sobre SKA

El proyecto Square Kilometre Array (SKA) es un esfuerzo internacional para construir el radiotelescopio más grande del mundo, liderado por la Organización de SKA, situada en el Observatorio de Jodrell Bank, cerca de Manchester. El SKA llevará a cabo ciencia transformacional para mejorar nuestro entendimiento del Universo y las leyes fundamentales de la física, observando el cielo con un detalle sin precedente y trazando un mapa celeste cientos de veces más rápido que cualquier instalación actual.

El SKA no es un único telescopio, sino una colección de telescopios, llamados array (conjunto), distribuidos a lo largo de grandes distancias. El SKA se construirá en Australia y Sudáfrica, expandiéndose después por ambos países y por los continentes de África y Oceanía.

Con el apoyo de 12 países (Australia, Canadá China, España, Francia, India, Italia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Suecia, Países Bajos y Reino Unido), la Organización de SKA ha reunido en el diseño y desarrollo del telescopio a algunos de los mejores científicos, ingenieros y responsables políticos del mundo y a más de 100 empresas e instituciones de investigación.