Print this page

El consorcio francés se une a la Organización de SKA

La presidenta de la Junta Directiva de SKA, Catherine Cersarsky, estrechando su mano con el representante francés, Michel Pérault, celebrando el momento con miembros de la Junta Directiva y observadores

Sede Central de SKA, 26 de julio de 2018. Un consorcio formado por centros de investigación y empresas francesas se ha convertido en el decimosegundo miembro de la Organización de SKA, tras haber sido aprobado por la Junta Directiva de SKA.

La decisión de aceptar la solicitud de membresía del Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS, por sus siglas en francés), el centro de investigación más grande de Europa, tuvo lugar durante la XXVII reunión de la Junta Directiva de SKA celebrada en Ciudad del Cabo, Sudáfrica.

El CNRS es la organización líder de las instituciones francesas que participan en SKA a través del consorcio Maison SKA-France, un grupo nacional que actualmente incluye cinco centros de investigación (CNRS, Observatorio de París, Observatorio de la Costa Azul, Universidad de Orleans y Universidad de Burdeos), así como siete empresas privadas (AirLiquide, ATOS-Bull, Callisto, CNIM, FEDD, Kalray, TAS).

«Estamos encantados de dar la bienvenida a estas instituciones francesas  a la Organización de SKA», señaló la presidenta de la Junta Directiva de SKA, Catherine Cesarsky. «Francia es un colaborador importante, con una larga tradición en astronomía y radioastronomía. Su adhesión es un testimonio del creciente interés internacional en el proyecto SKA, que avanza a pasos agigantados».

Chiara Ferrari, Directora de Maison SKA-France añadió: «Estamos encantados de haber dado este paso decisivo. El impulso ha ido creciendo constantemente en Francia en los últimos años, con un gran interés por parte de los principales actores de la industria, pero también de la comunidad científica y de las principales instituciones como el CNRS».

Francia ya ha contribuido en gran medida al proyecto SKA como país observador, gracias a la participación de sus ingenieros en varios consorcios internacionales de diseño y de la involucración de sus investigadores en los 11 grupos de trabajo de ciencia de SKA.

El impulso hacia la membresía se ha acelerado en los últimos meses a raíz de haberse incluido SKA como proyecto en la hoja de ruta de la infraestructura de investigación nacional francesa, según publicó el Ministerio de Educación Superior, Investigación e Innovación en mayo. El año pasado también se publicó el libro blanco francés de SKA, que destaca los intereses en investigación de Francia en el SKA.

Michel Pérault, que ha sido el observador en representación del CNRS en el Consejo Directivo de SKA, comentó: «Hemos trabajado mucho en los últimos años para llegar hasta aquí, lo que hace que esta noticia sea extremadamente satisfactoria. Esperamos aumentar aún más nuestra participación y presentar un proyecto de financiación convincente al gobierno francés, que asegure la participación industrial de las empresas francesas en la construcción y operación del SKA, y el acceso al telescopio para nuestros científicos».

Francia cuenta con 70 años de historia en la radioastronomía. Su estación de radioastronomía de Nançay alberga las antenas de una de las estaciones internacionales de LOFAR (matriz de baja frecuencia) y las de NenuFAR (Nueva extensión en Nançay, Mejorando LOFAR), ambos pathfinders de SKA. Otro pathfinder de SKA, el Concepto de Radioastronomía de Haz Múltiple Electrónico (EMBRACE, por sus siglas en inglés), que está probando la puesta a punto del diseño de la tecnología de conjunto de antenas en fase (phased array) para el SKA, tiene una estación en Nançay. También es el lugar donde se sitúa el conocido Radiotelescopio de Nançay (NRT, por sus siglas en inglés), inaugurado en 1965 por el presidente Charles De Gaulle, que sigue siendo una instalación de primera clase y que actualmente se dedica a la observación de galaxias, cometas y púlsares. Francia también ha sido crucial en el desarrollo de la radioastronomía milimétrica con la construcción y las operaciones del observatorio IRAM (junto con los demás colaboradores) y su posterior participación en ALMA a través de ESO.

Sobre SKA

El proyecto Square Kilometre Array (SKA) es un esfuerzo internacional para construir el radiotelescopio más grande del mundo, liderado por la Organización de SKA, situada en el Observatorio de Jodrell Bank, cerca de Manchester. El SKA llevará a cabo ciencia transformacional para mejorar nuestro entendimiento del Universo y las leyes fundamentales de la física, observando el cielo con un detalle sin precedente y trazando un mapa celeste cientos de veces más rápido que cualquier instalación actual.

El SKA no es un único telescopio, sino una colección de telescopios, llamados array (conjunto), distribuidos a lo largo de grandes distancias. El SKA se construirá en Australia y Sudáfrica, expandiéndose después por ambos países y por los continentes de África y Oceanía.

Con el apoyo de 12 países (Australia, Canadá China, España, Francia, India, Italia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Suecia, Países Bajos y Reino Unido), la Organización de SKA ha reunido en el diseño y desarrollo del telescopio a algunos de los mejores científicos, ingenieros y responsables políticos del mundo y a más de 100 empresas e instituciones de investigación.

Noticia original: https://www.skatelescope.org/news/french-consortium-joins-skao/

Mapa que muestra los países miembros de SKA.