La Tecnología del SKA

SKA, un reto tecnológico formidable

Una vez completado, el SKA cubrirá un millón de metros cuadrados de área colectora, con miles de antenas parabólicas (dishes) y hasta un millón de antenas de baja frecuencia conectadas a través de la red de comunicaciones más veloz jamás empleada en el campo de la astronomía, produciendo datos a un ritmo que convertirán en insignificantes las escalas de trasmisión del actual Internet.

SKA implicará una ruptura total en el diseño tradicional de los radiotelescopios, así como desarrollos radicalmente nuevos en procesado de datos, velocidades de cómputo y en toda la tecnología asociada.

SKA computers

SKA Computing, technology and infrastructure will rival the fastest and most complex on Earth

Al combinar las señales de las antenas se generará tal cantidad de datos que serán necesarias estaciones locales para reducirlos a paquetes más manejables que puedan distribuirse a los superordenadores y de ahí a los científicos de todo el mundo.

El hecho de tener antenas distribuidas en Australia y África permitirá una alta sensibilidad y una alta resolución. Para ello, la mayoría de las antenas se distribuirán densamente en una zona central, pero un número de ellas se irán distribuyendo en grupos a lo largo de cinco brazos espirales. Estos grupos o cúmulos pasarán a estar más espaciados a medida que se alejan de la zona central.

Una construcción en fases: La construcción de SKA será en fases. La Fase Uno (SKA1) implicará el 10 % de todos los dispositivos e incluirá las antenas parabólicas (SKA1 MID) en África y las antenas de baja frecuencia (SKA1 LOW) en Australia.

La Fase dos (SKA2) extenderá ambos tipos de detectores y es posible que añada las antenas de media frecuencia en África. Esta construcción en fases significa que SKA podrá realizar ciencia incluso antes de estar completo al 100 %.

La Fase 1 tendrá lugar entre 2018 y 2023 mientras la Fase 2 se completará tras la Fase Uno y durará hasta finales de la década de 2020.

El SKA producirá innovación especialmente en tecnologías de la información y la comunicación.
Toda la innovación que se genere en este campo favorecerá a otros sistemas que requieran de procesar grandes volúmenes de datos procedentes de fuentes distribuidas geográficamente. Los requisitos computacionales del SKA exceden a los más rápidos supercomputadores existentes en 2013. Además, se generará más cantidad de datos que todo lo que circula por internet actualmente, lo que exigirá el desarrollo de un nuevo tipo de red de alta velocidad.

Los requerimientos energéticos de SKA, que necesitará alimentar las antenas en zonas muy alejadas de cualquier planta energética o generador, ofrecen una oportunidad única para acelerar el desarrollo de sistemas de generación, distribución y almacenamiento de energías renovables escalables

Toda esta tecnología está siendo probada en un conjunto precursores y pathfinders alrededor del planeta.

 

Also In this section